Twitter Updates 2.2.1: FeedWitter

viernes, 13 de diciembre de 2013

“Los Ateos de Verdad” (De Inimicis Nostris Libera Nos)


A todos, todas, 
ateos y ateas de México y Méxica, 
del Mundo y de la Munda, 
de las redes y de los redos sociales
y que leerán esta entrada 
porque se llama “Los Ateos de Verdad” 
(De Inimicis Nostris Libera Nos)
les pregunto: ¿conocen a Giovanni Sartori?

 Sempronio ha llegado por fin a su disertación, al Ph.D. americano. Se le repitió hasta el cansancio que su tesis debe ser original y que debería girar en torno a una o más hipótesis. Sempronio investiga los gatos; pero ¿cómo se hace para ser original estudiando los gatos? Piensa y piensa y elige el perro-gato; y su hipótesis es que todos los perros-gatos emiten el sonido miau-miau. Su director de tesis dice “interesante”, y una fundación contribuye con 100,000 dólares para la investigación. Tres años después Sempronio reaparece, más bien deprimido. La hipótesis, admite, no ha sido confirmada: es verdad que muchos perros-gatos emiten el sonido miau, pero otros muchos no lo hacen. En cualquier caso, dice Sempronio, en el curso de la investigación se me ha ocurrido una hipótesis alternativa: todos los perros-gatos emiten el sonido bau, bau. Pasan otros tres años, se gastan 100,000 dólares más, y nuevamente la hipótesis es refutada: es verdad que muchos perros-gatos hacen bau, bau: pero muchos otros no lo hacen. Sempronio está desesperado, y su director se siente incómodo, no sabe qué más sugerir. Al final le aconseja interpelar al oráculo de Delfos. Sempronio llega a la caverna por la noche, y el oráculo se sentía cansado. Cansado de articular respuestas sibilinas. Lo escucha, y movido por la piedad le dice: amigo mío, te diré la verdad sin velos; la simple verdad es que el perro gato no existe. (Sartori; 1991: 36-37)

Sartori, como el chingón que es, me exigiría definir "ateo". Sí, es el chingón... o al menos es más chingón que yo y que los que lean esta entrada. Pero no escribiré aquí la definición de “ateo” porque ya todos se la saben ¿verdad que sí? Además me da hueva ponerla.

Pero lo que no conocemos es qué demonios es un “Ateo de Verdad(Sanctificétur Nomen Tuum). ¿De dónde sale este término tan cagado? Del mismo lugar de donde sale el “perro-gato” de Sartori:

“Nace de cuatro fuentes que se refuerzan una con otra: I) el parroquialismo, II) el clasificar incorrectamente, III) el gradualismo y IV) el alargamiento de los conceptos” (Ídem).

Veamos: ¿qué es el parroquialismo? Son “los estudios…in vacuo [en lo aislado, para que me entiendan: nota de yo] que pura y simplemente ignoran las categorías de análisis pertenecientes a teorías generales y que entonces adoptan con despropósito términos fabricados a medida y, al mismo tiempo, sin medida. (Íbid: 37)

Según los más furibundos ateos de perrigrí, el ateo-ateo, el mero mero canchanchero, el chingón y real, benemérito e impoluto, Supermán reloaded, es el Ateo de Verdad (Sed Líbera Nos a Malo), quien:

  • Es defensor de los animales
  • No es defensor de los animales
  • Practica la censura
  • No practica la censura
  • Es vegano
  • No es vegano
  • Dice que es ateo en su “perfil”
  • No dice que es ateo en su “perfil”
  •  Respeta las ideas de los demás
  •  No respeta las ideas de los demás
  •  Celebra la navidad sin importar qué digan los demás
  •  No celebra la navidad sin importar qué digan los demás
  •  Es escéptico
  •  No es escéptico
  •  Es de izquierda
  •  No es de izquierda
  • Le dice "naco" a los demás [pinche blof de gato persa, por cierto]
  • No le dice "naco" a los demás
  •  Defiende los derechos humanos
  • No defiende los derechos humanos
  • Hace bisne
  • No hace bisne

Y así.

Nota uno: cabe señalar que cada vez que he leído los pleitos de “soyateonosiertocállateestúpido” me pregunto si ya se tomaron su medicamento. Eso incluye a la que acuñó ese esperpento de término.


Nota dos: no dudo de la importancia de defender los derechos humanos. El asunto es que en la Declaración Universal hay un artículo que se llama "18" pero parece que algunos ateítos se lo brincan cuando la leen. Así las cosas, más bien son "defensores de algunos derechos humanos, en especial los que me gusten".


En fin, si eres ateo de mentiritas, ojete, magufo, grosero, meapilas (WTF!), asesino, mamón y malhora (como yo, por supuesto), pues lo siento: no estás incluido en el concepto de Ateo de Verdad (Gratia Plena)

O sí, da igual.

Y sucede lo anterior porque, dice Sartori, la clasificación incorrecta “… crea monstruos más ‘sofisticados’, más refinados...” (Ídem).

Pero el Ateo de Verdad (Fiat Volúntas Tua) surge no sólo de una clasificación incorrecta (qué digo incorrecta, ¡inverosímil!) sino también del gradualismo que “es producto del abuso de la máxima según la cual todas las diferencias son diferencias de grado, que pueden extenderse sobre un continuum de más – menos. De este modo no hay sanos o enfermos, sino más o menos sanos-enfermos”. (Íbid: 38)

Así que… todos ustedes son (más o menos) ateos-no-ateos-veganos-carnívoros-defensores-izquierdosos-derechosos-reaccionarios-chairos. ¿Por qué? Porque sí. Y porque YOLO.

Y luego tenemos el alargamiento de los conceptos: ésta es la parte chida. Es cuando un término se ha sido estirado tanto que significa cualquier cosa.

“Un ejemplo de concepto alargado hasta el punto de convertirse en nada es ‘ideología’. En su uso corriente la palabra no tiene más contrario; todo es ideología por definición, sin posibilidad de prueba contraria; de este modo el pensamiento-falso y la investigación de la verdad se confunden en una noche posthegeliana en la cual toda la zoología está constituida por vacas grises” (Íbid: 39-40).

Luego entonces, derivado de la lista taaan bonita anterior, un Ateo de Verdad (Per Signum Sanctae Crucis) reúne una gama de características notables y destacadas que comparte con (más o menos) 7,163’901,500 de personas en el mundo. 

Eso se traduce en que el supuesto Ateo de Verdad (Dominus Tecum) no es más que un ser humano con ciertas filias y fobias, que hace ciertas cosas y otras no las hace al igual que cualquier otra persona. Por eso, el Ateo de Verdad (Glória in Excélsis Deo) no existe, igual que el perro-gato de Sartori.

Pero de vez en cuando por ahí anda el Ateo de Verdad (Adorámus te, Glorificámus te). De repente surge en los debates y pleitos entre ateos, cuando juegan a hacer equipos y tirarse mierda: es aquél que está de acuerdo contigo. Si no lo está, es un falso ateo. Ah, qué pinche feo es eso. Piénsalo.

Así que no hay de qué apurarse. Si quieres, si te urrrrge ser reconocido como un Ateo de Verdad (In nomine Patris) pasa a esta página por tu credencial.

Truly Mine,
Mónica Moreno.

Bibliografía:

Sartori, Giovanni y Morlino, Leonardo (eds.), (1991) “La comparación en las ciencias sociales”, Alianza Universidad, Madrid.